Tecnología de la información. Más allá de la pandemia.
admin

Sector por sector, cómo será el año laboral.

Uno de los interrogantes más escuchados desde que se inició este año es sobre la reactivación del mercado laboral. Relacionado en forma ineludible a la reactivación económica, un escenario con alta inflación y capacidad ociosa instalada superior al 40 % tornaría pesimista el pronóstico.

Sin embargo, hay un factor ligado a lo emocional, que definiremos como cambio de expectativas, que puede tornarlo más optimista, aunque su mejoría, que puede llegar a ser sostenida, será lenta y paulatina. Según encuestas, solo pocas empresas planean incorporar personal este año.

Con alrededor de 200.000 puestos de trabajo menos en el período 2015-2019, y con más del 9 % de desocupación, la situación del buscador de trabajo o “job seeker”, se volvió, en muchos casos, traumática.

Con tasas de interés altas, tarifas en aumento y emisión de deuda, la rentabilidad había migrado de un paradigma productivo a uno financiero, con lo que muchas empresas —en especial PyMEs— debieron recortar fuertemente su dotación de personal.

Según Ecolatina, será un año con nueva caída del PBI; para que se reactive de manera concreta la creación de nuevos puestos laborales privados, se necesita una economía que crezca al menos 2 %.

A pesar de esto, algunos sectores aguardan con optimisimo el segundo semestre (oh, ya hemos escuchado esto), cuando la situación mejoraría, para dar lugar a la reactivación económica a fin de año.

El contexto seguirá complejo para Argentina en 2020 y solo sectores puntuales podrán repuntar, mientras que otros seguirán en recesión, por lo que la mejoría será parcial.

En 2019, solo el sector agropecuario se expandió, pero este sector se caracteriza por no generar gran cantidad de empleos en forma directa, dato histórico que se refuerza por la inclusión de tecnología.

Asimismo, a pesar de medidas enfocadas a mejorar el poder adquisitivo de los personas de menos ingresos, el salario promedio podrá superar a la inflación solo a fines del 2020 (Ecolatina).

Un rápido análisis sector por sector indica que la construcción podría experimentar una mejora y concluir el 2020 en reactivación debido a las limitaciones para acceder al mercado de divisas. Esto generará cierto efecto multiplicador de empleos debido a la cantidad de rubros involucrados en la actividad.

En petróleo, la actividad de extracción de Oil & Gas siente las consecuencias del cepo cambiario experimentando una situación de “stand by” en cuanto a empleos generados a diferencia de los últimos años, cuando hubo alza en la oferta de puestos de trabajo, con remuneraciones superiores en más del 35 % al promedio del resto del mercado laboral.

En industria, después de dos años consecuti

El contexto seguirá difícil para Argentina en 2020 y solo sectores puntuales podrán repuntar, mientras que otros seguirán en recesión.Y el coronavirus agrava todo.

vos en baja, el fin de 2020 podría también ser el final de esa caída. La actividad que se mantuvo en un nivel satisfactorio fue la ligada al agro y allí se augura también un año en expansión, por ejemplo en agroquímicos y maquinaria agrícola. Por su parte, se espera que la producción de carne continúe en aumento, con mayores exportaciones.

¿Qué pasará con la manufactura y las actividades de mano de obra intensiva? A partir de medidas proteccionistas, es esperable que se vean benificiados rubros como el metalúrgico, metalmecánico, elecotrodomésticos, textil y otros. La generación de puestos de trabajo aquí será paulatina y moderada.

Donde sí la demanda seguirá sostenida es en la actividad de las fintech: negocios financieros desde una plataforma tecnológica (por ejemplo, bancos virtuales). La Economía del Conocimiento y toda la gama de servicios de tecnología llegaron para quedarse y seguirán en expansión sus ofertas laborales, insatisfechas, así como en el e-commerce o comercio digital.

En turismo, será un año complejo, con una recuperación difícil, salvo en lo receptivo, que mejorará. El turismo local se abarató, facilitando la llegada de turistas extranjeros y los viajes de argentinos por la diferencia de costos. La recuperación del empleo aquí será puntual, ligado al fuerte cambio tecnológico experimentado en la actividad.

En Argentina, la paradoja está a la orden del día, siempre. Aún con la situación compleja descripta, hay posiciones que siguen siendo difíciles de ocupar. Esto se relaciona con la búsqueda de personas con las competencias técnicas y personales adecuadas, que se traducen en una empleabilidad satisfactoria —sintonía entre las competencias ofrecidas y la demanda específica del mercado laboral—. De hecho, el 50 % de las empresas tiene dificultades para encontrar el personal adecuado, siendo Argentina el quinto país con mayor escasez de talentos en América latina. Esta tendencia a la escasez de los perfiles requeridos no es solo regional, sino que se da a nivel global. Por ello, son indispensables políticas que articulen los

Hay puestos que siguen siendo difíciles de ocupar. De hecho, el 50 % de las empresas tiene dificultades para encontrar el personal adecuado.

programas de formación educativa y el trabajo, más allá de un enfoque enciclopedista y arcaico.

¿Y cuáles son esos puestos difíciles de cubrir. En IT o Tecnología de la Información: ingenieros de networking, especialistas en seguridad informática, desarrolladores, web developers, administradores de redes y soportes técnicos. En Marketing y Ventas Digitales: gerentes, coordinadores y analistas. También, profesionales del diseñado gráfico digital. En Telecomunicaciones: técnicos de telefonía especializados en tecnologías como Cisco, Unify y otras.

También son difíciles de conseguir los ingenieros químicos, electrónicos, civiles y mecánicos, y los técnicos y los operarios para producción y control de calidad. Además de oficios calificados como soldadores, electricistas, mecánicos y carpintería metálica.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *